domingo, 6 de agosto de 2017

Silencio

Hoy sueño contigo, nada extraño ya ves.
Soñar contigo ya se convirtió en un recital de apareamiento.
Vergüenza de bocas buscadas y nunca encontradas.
Miedo a esa realidad tan deseada, tan temida.
Qué fácil es en mi mente quererte sin preservativo, sin miedo al fracaso esperado de una realidad.
Es fácil, eres mía en esos sueños, me quieres y eso es suficiente.
Corro por traviesas de fino cristal, escalones de humo.
¿Para qué quiero una realidad decepcionante?
El revisor de la realidad mi pide el billete de mis sueños, mas no se lo daré.
Tú eres la realidad de mis sueños, mi adrenalina, la realidad de una función inacabada.
Hoy abriré los ojos a la realidad y te volveré a ver. Te sonreiré, me sonreirás y despacito nos cruzaremos.

Como siempre, las palabras morirán en mi boca mientras veo como el, te agarra de la cintura mi querida pesadilla.

No hay comentarios: